CURSO de waterpolo verano 2013 NOVATOS | Inicio

November 18 de 2013

La promesa del polo acuático nacional está en las ligas menores

El sábado pasado se llevó a cabo la última fecha de la liga de polo4 Diköms 2013. Ya anteriormente las categorías femeninas y masculinas mayores habían finalizado y aún así había más asistencia en la piscina que hace una semana.
Decenas de padres de familia se reunieron para ver a sus hijos disputando la final de la categoría sub-14. Por un lado los “cocodrilitos” que llegaban invictos a la final, llenos de confianza ante “las foquitas”, un rival, que había llegado a la final al ganar solo uno de sus tres partidos. Los cocodrilos comen focas. Una final de trámite. Y así fue. En el medio tiempo los cocodrilos se devoraban a su rival 7 goles a 2. El triunfalismo evidente. Instrucciones finales era meter candado y seguir golpeando el orgullo del rival demostrando la superioridad más que evidente a este punto, para disfrutar una victoria profetizada por los dioses del water polo. Pero algo pasó y todavía no sabemos que fue. La densidad del aire cambió, los ecos de las luchas virtuales de los defensores del sacrificio y la disciplina aumentaron la presión atmosférica en Hatillo, los dioses del water polo tuvieron un mal presentimiento y lo que en algún momento fue una víctima contraatacó con la energía de un animal moribundo sin nada que perder. paw!, paw!, pow!. Cuando los cocodrilitos se dieron cuenta, el partido estaba a un minuto de terminar y las foquitas los habían humillado, goleado y empatado en minutos. 8 a 8. Juego nuevo, las foquitas ya no eran foquitas, eran leones marinos a punto de convertir al depredador en víctima. En un cierre de infarto los entrenadores miran con el corazón en la boca mientras los alrededores de la piscina explotan. Los padres de familia echan espuma por la boca, la adrenalina al máximo, la bola infla nuevamente la portería de los lagartos. Algarabía, gritos, brincos, malas palabras que se quedan a medio decir porque hay menores presentes. Ultima jugada, contragolpe letal de los cocodrilitos que en situación de superioridad tienen la oportunidad de reclamar lo que por derecho es suyo, pero el tiempo, el implacable tic tac tiene otros planes.
El desenlace es una lección para todos. Estos niños y niñas tienen pasión y aquí hay futuro. Felicidades a los dos equipos por demostrar que podemos soñar con un gran futuro para el water polo en Costa Rica. Un trofeo bien merecido para las foquitas, que contra todos los pronósticos son campeones de la primera liga Diköms de polo 4.

Publique su opinión